11 feb. 2009

Los funcionarios ganan la batalla a aquellos que quieren trabajar

Cuando tenemos reuniones familiares, uno de los temas habituales que suele salir en las conversaciones es el de los funcionarios (y su fama de... funcionarios). Es habitual que se diga que viven en un mundo irreal, casi como les sucede a los políticos, y cuando se les esgrime la típica queja de que trabajan poco, ellos replican con el consabido "tú también puedes ser funcionario si sacas la oposición", pero están equivocados en su punto de vista. Lo que se les reprocha no es que sean funcionarios y tengan un trabajo asegurado de por vida trabajen lo que trabajen. Lo que se pretende, es que sean conscientes de que se les paga por un trabajo, con su horario y con, se supone, su productividad. La pena es que en muchos casos la productividad brilla por su ausencia, y el cumplimiento de los horarios, como que también (en una ocasión, saliendo yo de un departamento del gobierno cuando eran ya cerca de las 3, me encontré a la salida a un conocido –funcionario él– y a la recurrida pregunta de ¿qué tal? me respondió con un : "pues mira, que entro a fichar, que me he estado tomando el almuerzo y vengo ahora". Sin comentarios).

Y después, te vas encontrando con testimonios como el que copiopego aquí:
Texto sacado de una carta publicada en 20minutos.

Me rindo, habéis ganado
Llevo ocho años trabajando en un Juzgado de Madrid practicando notificaciones,embargos y alzamientos.Llego a las 7.30 y me voy a las 14.30 cumpliendo mi horario a pesar de las sonrisitas de la mayoría que me rodea, que vienen de 9.00 a 14.00.

Mi trabajo va al día a pesar de la falta de medios de la que se habla y no he tenido ningún expediente ni queja.La mayoría de mis "compañeros" trabajan cuatro horas escasas y se quejan tanto y han conseguido que el retraso empiece a ser tan alarmante que se ha pedido que se incremente la plantilla.

Todos los días me sobra tiempo para trabajar más y estoy seguro que si nos pagaran por productividad nos matariamos por las diligencias.Hoy me rindo, me hago de vuestro bando porque habéis ganado.No existe la justicia ni en los Juzgados. No creo en este mundo y culpables todos ,desde nosotros hasta los partidos políticos. Mañana llegaré a las nueve. No puedo más.




La foto corresponde a la sala de espera del edificio de especialidades Príncipe de Viana de Pamplona, donde tuve que esperar más de una hora a que el médico que tenía que atender a mi hijo se tomara el café. Fue la enfermera la que nos dijo que el médico había salido a tomar el café. De aquella ocasión, lo que aprendí fue a que si puedes elegir la hora de la cita, lo que hay que hacer es procurar coger antes de que los funcionarios se vayan a almorzar, eso te asegura cierta puntualidad en tu cita. En caso contrario, tendrás que esperar a que vuelva del café, o a que pasen los pacientes que se tenían que haber atendido durante esa hora de café. (Si vais a dejar un comentario diciendo que lo que el funcionario tiene derecho a 20 minutos para tomarse el café, os lo podeis ahorrar. Aparte del médico y su horita cafetera; del conocido que salió a almorzar y volvió casi a las tres para fichar, conozco otros/as que se van al bar o restaurante "X" a tomárselo y esos 20 minutos se van sólo en coger el coche y aparcar en el viaje de ida y en el de vuelta).

1 comentario:

Jacobo dijo...

Sigamos así, fomentando el tiro al funcionario, mientras los bancos nos machacan con sus comisiones y con su pésimo funcionamiento.

Tenemos lo que nos merecemos.