21 ene. 2009

El aceite de orujo retrasa la aparición de aterosclerosis, Con propiedades cardiosaludables, ayuda a los hipertensos


Experimentos en ratones demuestran que disminuye el nivel de triglicéridos, lipoproteínas y leucocitos en sangre, retardando así la enfermedad

La aterosclerosis – la forma más común de la arteriosclerosis – se caracteriza por el depósito e infiltración de sustancias lipídicas en las paredes de las arterias de mediano y grueso calibre. Provoca la inflamación de las arterias y se asocia a complicaciones como la obesidad, la hipertensión, la diabetes o la hiperglucemia, y su único tratamiento consiste en terapias farmacológicas, quirúrgicas o profilácticas que buscan disminuir sus causas o sus consecuencias.

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad de Zaragoza y el Centro de Investigación Biomédica en Red - Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición han constatado las propiedades del aceite de orujo de oliva de centrifugación refinada como retardador de la aterosclerosis. Este aceite, que se obtiene a partir de los residuos de la aceituna una vez extraído por presión el aceite de oliva virgen, retarda la aparición de la enfermedad disminuyendo la presencia en sangre de triglicéridos, lipoproteínas y leucocitos.
La investigación, en la que han participado investigadores del Instituto de la Grasa (centro del CSIC en Sevilla), gira alrededor de la influencia del aceite de orujo sobre el desarrollo de la lesión arteriosclerótica.

El orujo está constituido por los huesos y restos de la aceituna que quedan una vez elaborado el aceite de oliva. El aceite de orujo se elabora aprovechando dichos restos mediante centrifugación y refinación a temperaturas no muy elevadas, lo cual evita el deterioro de compuestos biológicamente activos.

El estudio demuestra que el ácido oleanólico (componente minoritario de dicho aceite) favorece la síntesis de prostaciclinas (un tipo de prostaglandinas) en las células arteriales y las mismas poseen grande propiedades vasodilatadoras y antitrombóticas.

La clave del efecto se encuentra en la inducción de una enzima que sintetiza la prostaciclina. Dicha enzima actúa de manera similar al colesterol HDL o bueno y a su vez, este tipo de colesterol cardioprotector estimula la síntesis de la enzima denominada COX-2.
Además de intervenir en la síntesis de protaciclinas y en la acción del colesterol HDL, la enzima COX-2 ha demostrado mecanismos de defensas del miocardio.

El aceite de orujo puede ser una alternativa más económica para aquellas personas que deseen gozar del efecto cardioprotector del aceite de oliva. De hecho, el ácido oleanólico contenido en el aceite de orujo es de gran ayuda para personas hipertensas, ya que al distender las paredes arteriales y favorecer la circulación sanguínea se reduce la presión arterial y con ésta el riesgo de sufrir complicaciones cardíacas.

Podeis leer la nota de prensa íntegra en la web del csic.es

Buen artículo en consumer.es de Eroski.

No hay comentarios: