27 dic. 2007

"Puede que en algunos años nos implanten el chip del teléfono móvil bajo la piel"

Mikey Sklar, Jennifer Tamblin y Amal Graafstra con sus implantes. / REUTERS


Entresaco de La Vanguardia parte de la entrevista que le hacen a Roger Malina, astrofísico y editor de la revista 'Leonardo' que vincula arte y ciencia

-El arte es cada vez más complejo e interdisciplinario y, a veces, más extremo. Sterlac, al que usted ha citado en ocasiones, es un artista que se ha implantado una oreja bluetooth en el brazo y recuerdo otro colectivo de artistas que creó un conejo transgénico fosforescente… ¿Cómo ayuda esto a esa "ciencia íntima"?
-Lo que hace Sterlac es explorar cuestiones como qué significa ser humano. Hoy día estamos muy acostumbrados a usar el teléfono móvil y, de hecho, parte de mi memoria está en él, si lo pierdo hay gente con la que nunca podré volver a contactar. Puede que en algunos años nos implanten el chip del teléfono móvil bajo la piel y lo incorporen a nuestra memoria. Así, ya no lo perdemos.

-Ni nos lo robarán…
-O, al menos, no con facilidad. De todo ello depende si queremos modificar el cuerpo humano, estas son las cuestiones que nos plantean desde el arte los nuevos Leonardos. Todo el mundo lleva lentes de contacto y está cómodo, ¿por qué no chips de memoria?

Y TAMBIÉN, AÑADO, SERVIRÁ PARA TENER LOCALIZADOS A QUIEN TENGA EL CHIP, CON TODO LO QUE ELLO PUEDE CONLLEVAR. Se llegará a ello, pero me parece un peligro el hacerlo. En muchos casos se podrán salvar vidas (desaparecidos en derrumbes...), en muchos otros podrá servir para recortar libertades.

-La revista que edita fue creada por su padre, ¿qué ha cambiado desde entonces?
-Mi padre era ingeniero y artista y creó la revista en 1967. El gran cambio, sin duda, es que entonces sólo unos 200 artistas o ingenieros tenían ordenadores y ahora esta cifra asciende a millones. Creo que este cambio ha sido bueno para la sociedad.

-Pero el matrimonio arte-ciencia ¿estaba más o menos distanciado que ahora?
-Antes mucho más, ahora están más cerca. Sólo hay que ver que hoy es posible, en la mayoría de casos, que un estudiante pueda escoger clases de arte y de ciencia.

-Parece que hay más artistas interesados en la ciencia que a la inversa…
-Sí, en general hay más artistas que quieren usar arte y ciencia con propósitos humanistas pero, en cambio, muchos científicos no creen que necesiten la ayuda del arte. Nosotros a través de nuestra revista llevamos 40 años animando a usar ciencia, arte y tecnología.

-A través de su padre conoció a C.P. Snow, creador de la teoría sobre la "Tercera Cultura", cuénteme en qué consiste y por qué usted no comparte esta idea.
-La gente habla de la Tercera Cultura como la mezcla de arte y ciencia y yo no estoy seguro que sea una buena idea. El arte y la ciencia tienen metas y métodos distintos. Es útil que colaboren pero no creo que sea útil que se traspasen o intercambien objetivos o métodos.

-David Dunn, un artista del sonido, descubrió que los árboles al crecer emiten ultrasonidos –sobre todo si les falta agua-. Los nuevos descubrimientos ¿llegarán de manos de artistas, científicos o ambos?
-Creo que en algunos casos, como el de David Duna, la pregunta formulada por el artista, especialmente inusual, -él se preguntaba ¿qué sonido hacen los árboles al crecer?- puede llevar a un nuevo trabajo científico.

No hay comentarios: