31 dic. 2007

Fotos y gestos para salvar el planeta del calentamiento global




Un libro con 365 fotos y gestos para salvar el planeta del calentamiento global

El libro del fotógrafo Phillippe Bourseiller propone 365 gestos basados en sus imágenes para actuar cada día del año que comienza contra el cambio climático.

Ante un año bisiesto como el que estamos a punto de afrontar, el fotógrafo naturalista Phillippe Bourseiller acaba de publicar 365 gestos para salvar el planeta (editorial Lunwerg), una obra que propone una pequeña acción diaria, acompañada por una imagen que recoge la belleza que todavía perdura sobre el planeta.

El autor hace un paralelismo casi matemático de una fotografía de alguna de las bellezas naturales que se ha encontrado a lo largo de su extensa carrera y lo que podemos hacer para contribuir a alterar positivamente la tendencia sobre la que estamos encaramados.

Para el 1 de enero, Bourseiller propone descubrir el comercio justo. Los sellos que incluyen los productos que se acogen a este sistema productivo garantizan que han sido elaborados bajo una serie de códigos éticos: remuneración justa de los trabajadores, prohibición del trabajo forzado e infantil...

Se trata de una forma de evitar la pobreza, altamente perjudicial para la salud del planeta. Allá donde las necesidades básicas no están cubiertas, es donde se produce una parte muy importante de las agresiones al planeta. Y su equivalente en imagen: una fotografía tomada en el Pacífico en el volcán de Benbow (Vanuatu).

Para el siguiente día, el fotógrafo propone bajar la calefacción: el entorno doméstico supone un componente vital para detener la emisión de gases invernadero. Cada grado suplementario por encima de los 20º aconsejables supone un fuerte incremento en la energía consumida. La fotografía que acompaña este consejo retrata un tiburón ballena en las azules aguas australianas.

La belleza de cada rincón retratado inspira al francés, y a Anne Jankéliowitch, ingeniera y ecologista autora de los textos, para intercalar un consejo y algunas cifras sobre los daños practicados por la acción del hombre a la Tierra: ventisca anaranjada en Groenlandia... reciclar los árboles de Navidad; paleta de colores en una aurora boreal en Finlandia... electricidad verde. Volcanes y desiertos, icebergs y lagunas, belleza arbórea y encantos sumergidos, animales diversos y formas naturales...

Cada una de las imágenes recoge un momento único y se contrapone a lo que podemos hacer para mantenerlo: la lucha contra los pesticidas en la agricultura, el ahorro de papel (no imprima los correos electrónicos), la pesca responsable, la lucha contra los incendios forestales, las cestas frente a las bolsas de plástico, los coches eléctricos, la guerra contra el ruido, el papel de regalo, las lámparas que ahorran energía y así hasta 365. Todos son pequeños gestos a la mano de cualquiera, no hay excusas.

Bourseiller aporta retratos de la tierra de gran valor: los rojos de un coral en Australia, la gama de ocres en la caldera de Uzon, en Rusia, los azules de Groenlandia, los verdes de los parques nacionales de Estados Unidos, el color crema que ofrecen las cataratas de Niágara al amanecer.

Y una multitud de formas: los giros imposibles del interior de un tronco, la media luna en una visión casi microscópica de una raya, el camuflaje herbóreo de un pez escorpión, la rugosidad de un iceberg de Groenlandia, las formas semi humanas del desierto Blanco egipcio...

Bourseiller ha sido galardonado cinco veces por el World Press Photo. Viejo cazador de volcanes, es autor del libro Los volcanes y los hombres.

Leído en El Mundo

Blog 365waystosavetheearth

Si te ha sido útil esta entrada, deja un comentario. Gracias.

1 comentario:

Anónimo dijo...

me parece excelente ese libro,lastima q no sigamos de lleno sus consenjos,bueno deberiamos aunque fuese intertalo