9 feb. 2008

Las ondas de los móviles generan una molécula de estrés en las plantas de tomate


- Las ondas térmicas de los móviles son comparables a las de los microondas, de las que ya se conoce su naturaleza irritante - El siguiente paso es verificar el efecto del móvil sobre las células madre humanas de piel

Las ondas de los teléfonos móviles producen en las plantas de tomates la secreción de unas moléculas de estrés, según las conclusiones de un estudio francés, para cuyos autores es una muestra del carácter perturbador para esos organismos vivos.

"No se puede concluir con certeza que es perjudicial, pero perturba el organismo de la planta al generar moléculas que no aparecen más que cuando está enferma o mustia, y eso no puede ser bueno", sintetizó el profesor Gérard Ledoigt, responsable del equipo de investigación, en declaraciones publicadas hoy por "Le Parisien".

Ledoigt, que trabaja en la Universidad Blaise-Pascal de Clermont Ferrand, en el centro de Francia, precisó que ese tipo de secreciones se producen cuando las tomateras sufren sequía o heladas, por lo que las plantas interpretan las ondas de los celulares como un peligro.

El experto del Equipo de Investigación sobre la Transducción y la Auto-vigilancia Celular (ERTAC), que utiliza organismos vegetales para poner a prueba la acción de diversas moléculas o situaciones potencialmente peligrosas, señaló que las ondas térmicas de los móviles son comparables a las de los microondas, de las que ya se conoce su naturaleza irritante.

En ese sentido, basta con alejar del cuerpo las antenas, que en el caso de los teléfonos calientan los oídos y, por extensión la cabeza.

Pero la cuestión con este trabajo era empezar a conocer los efectos de las ondas electromagnéticas, que en principio se consideraban neutras, pero que han puesto en evidencia que provocan una reacción en las plantas.

"Ahora vamos a verificar el efecto del móvil sobre las células madre humanas de piel", avanzó el científico francés.

A la vista de este nuevo estudio, la ministra francesa de Sanidad, Roselyne Bachelot, ha reiterado el mensaje que ya hizo públicos su departamento en la campaña de Navidad, en una entrevista hoy al propio "Le Parisien".

"Hoy no hay ninguna prueba científica de la peligrosidad del teléfono móvil. Pero no se puede excluir un riesgo" y por eso "hay que utilizar el móvil de una forma razonable: no demasiado tiempo y evitar equipar a los niños", indicó Bachelot.

No hay comentarios: