13 may. 2010

Imprimir un pdf. Sobre escalas y márgenes en las impresoras y de los efectos de la guillotina en el ploter de pruebas de imprenta



Sirva esta entrada para aportar algo de conocimiento sobre conceptos básicos a la hora de imprimir en nuestra impresora casera o de la oficina, como fue el caso.
Ayer entregué, en un Departamento que se encarga de tramitar los PDFs de imprenta, los originales de la revista para que el cliente tenga los originales.

Las pruebas previas enviadas al cliente se hacen mediante pdfs.
PDFs que yo genero en tamaño A4, al 100% (210 mm x 297 mm), sin sangre ni marcas de recorte ni nada, simplemente el A4 que se verá cuando la imprenta guillotine los ejemplares, un A4 ¿vale?.

El cliente directo imprimió el PDF que le envié de la revista en su impresora.
Normalmente, las impresoras A4 dejan alrededor de la hoja un pequeño margen sin imprimir, unos milímetros que pueden variar en función del modelo y la marca. No imprimen el 100% de la superficie de la hoja.
Bien, a la hora de imprimir el PDF, el cliente va al menú, elige "Imprimir", y le da al botón de "imprimir". Lógico. Lo que quiere es imprimir.
Sin embargo, no repara en el resto de la ventana con las diferentes opciones que tiene a la hora de imprimir. ¿Para qué iba a hacerlo? El, lo que quiere es imprimir.
Pero hay un desplegable, con el título de "Escala de página" donde, por defecto, está la opción de "Ajustar a los márgenes de la impresora" (también está el de "Reducir a los márgenes de la impresora").
Si se deja así, el documento que se manda imprimir se reduce para que entre completo en el área que la impresora puede manchar de tinta (recordemos que no puede imprimir el 100% de la superficie de la hoja y que deja unos milímetros de margen, las impresoras tienen esa limitación).
De esta manera, el cliente tiene su revista impresa en su máquina, que ha reducido un porcentaje el documento original para que no se corte ningún elemento.
Esa prueba (reducida) fue la que llevó al departamento que gestiona las impresiones, y esa prueba es la que ha comparado con la prueba de imprenta, el ploter que la imprenta manda para comprobar que todo es correcto antes de poner las máquinas en marcha.
Alarmado, el departamento me llama para preguntarme si la revista la he maquetado en un tamaño algo menor que un A4 y luego, al generar el PDF de imprenta, lo hago aumentando un % la impresión.
La respuesta, obvia, es que no (no tiene ni pies ni cabeza el hacer algo así). De modo que me pide que hoy me acerque para revisar el ploter de imprenta, algo que he hecho esta mañana.
El ploter, claro, estaba al 100% ("nosotros hemos impreso lo que el diseñador ha enviado") y había sufrido las consecuencias del habitual guillotinado "a lo bestia" que en estos casos se da (total, solo son unas pruebas).
El cliente, cuando vió el ploter pensó: "pero si esto está más grande que lo que yo he impreso" (lógico, la impresora había reducido el A4 para que cupiera en su hoja sin cortarse nada) y, continuó: "pero si el texto está casi al borde de la hoja" (imaginar el guillotinado bestia que el encargado de turno de la imprenta se había pegado).
Así que ya me veis esta mañana con el ploter, y una regla, midiendo las hojas para demostrar que les faltan unos milímetros que la guillotina se ha encargado de cercenar. Y explicando el menú del Adobe a la hora de mandar a imprimir para que supieran las opciones que tienen.

Todo aclarado, disculpas por hacerte venir y un hasta luego.

Consecuencias de la visita para aclarar esto:
- El cabreo inicial por saber de antemano qué me iba a encontrar (la impresión reducida en el A4).
- Cancelar una reunión en otra ciudad porque necesitaba estar toda la mañana fuera y con este asunto ya no podía ser. Disculparme con el cliente, claro.
- Perder el tiempo necesario en desplazarme, ida y vuelta.
- La mañana partida y tener que organizar el día de nuevo.

Si este post le sirve a alguien para evitar que otro diseñador pierda su tiempo, me doy por satisfecho.

1 comentario:

Lydia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.